jueves, junio 29

COMUNICACIÓN: Cómo preparar una ponencia o conferencia


Somos emprendedores y queremos dar a conocer nuestros productos y nuestra empresa. Una ponencia o una conferencia pueden ser una buena oportunidad para abrir posibilidades de negocio.

Una ponencia o conferencia son una ocasión excelente para generar noticia, para reforzar la imagen de nuestra empresa, o para despertar la curiosidad del público por nuestro negocio.

Conscientes de todo ello, tendremos que preparar la conferencia con el máximo cuidado con el fin de conseguir los resultados esperados. Podemos señalar seis puntos básicos a tener en cuenta para que todo salga perfecto.

El público: Si podemos saber previamente como será nuestro publico, disponemos de una información muy valiosa. Las características del publico deben ser referencia permanente en el proceso de elaboración. Es evidente que no es lo mismo tener una sala llena de empresarios que de estudiantes, de adolescentes que de jubilados, de hombres que de mujeres, personas de derechas que de izquierdas, del mundo rural o del urbano, de Cataluña o de Málaga.
Si pensamos en las diferencias ideológicas, de lengua, de registro, de cultura, de forma de vida, de intereses, de inquietudes, etcétera, veremos que muchas veces, la misma conferencia no nos servirá para diferentes entornos.
El tipo de público condiciona el tema y cómo lo enfocamos, el registro lingüístico que utilizaremos, como nos vestiremos, la actitud más o menos formal, etcétera.

El tema: Si somos capaces de concretar el tema en una palabra o, como máximo, en una frase, todo será mucho más sencillo. De este modo estructuraremos el contenido de la ponencia o conferencia sin perder de vista la idea central: más vale exponer pocas ideas y claras, que muchas y de forma superficial. ¡Ah!, una recomendación: sobretodo, pensad en lo siguiente: ¿Qué le interesa al público? ¿ Qué beneficio le puede aportar vuestra exposición? ¿ Qué problema puede resolver?

El objetivo: Raras veces el objetivo de una conferencia es meramente informativo. Los objetivos pueden ser diversos, como informar, convencer, impactar, invitar a la reflexión, vender, mejorar nuestra imagen o la de nuestra empresa, entre muchos otros. Es evidente que, en función del objetivo, elegiremos el material, utilizaremos un tono determinado i estructuraremos el discurso con una finalidad u otra.

El contexto: ¿Dónde se realizará el acto? ¿A qué hora? ¿Seré el único o ponente o quizás el último de la mañana? ¿Me presentarán o tendré que presentarme yo mismo?
También es muy aconsejable ver la sala unos días antes de realizar la exposición, ya que de este modo nos familiarizaremos con el espacio y porque podremos conocer sus defectos y virtudes, como la acústica, la temperatura, el confort, la iluminación, etcétera.

Los medios audiovisuales: Aunque hoy en día parece que las presentaciones en Power Point se han convertido en obligatorias, es necesario valorar la conveniencia de utilizarlas en cada caso, ya que podemos encontrar otros medios como el vídeo, retroproyector, pizarras o... nada! Recordad que si los medios fallan, sólo quedaréis vosotros con vuestras habilidades para comunicaros con el publico. La conferencia bien preparada es aquella que tiene en cuenta la alta probabilidad de un desastre tecnológico.

El material: El que necesitéis para vuestra exposición (material audiovisual, objetos de muestra, recortes de periódico, carpeta, fichas con un esquema básico) y el que queráis entregar al público (diapositivas impresas, informes, fotocopias de artículos o de noticias de los periódicos, etcétera.) Valorad si os interesa más que el publico se centre en la pantalla exclusivamente o si queréis proporcionar el soporte impreso para que pueda tomar nota de vuestros comentarios.

A parte de la preparación del contenido, no podemos olvidar la preparación del orador. Por ello es fundamental realizar un ensayo general y corregir todos los puntos débiles de nuestra comunicación personal. Son muy oportunas aquí las palabras de Dale Carnegie: “Un discuro bien preparado está ya casi pronunciado”.


Artículo enviado por Teresa Baró, Socia-Directora de Icómpani, consultora de comunicación personal y de empresa. Docente de los cursos de comunicación de Escuela de Protocolo.com

La presidenta de Filipinas comienza en Madrid su visita oficial a España

La presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, llegó a las 09.10 horas de a Madrid para iniciar una visita oficial a España, donde llegó el pasado lunes de forma privada. Durante su estancia en Madrid, Arroyo será recibida en audiencia por los Reyes y se entrevistará con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
Tanto el Rey Juan Carlos como Zapatero tienen previsto felicitar a la presidenta filipina por haber firmado el pasado sábado la ley que prohíbe la imposición de la pena de muerte en la antigua colonia española.


El Rey recibirá a la mandataria filipina en el Palacio de la Zarzuela a las 19:00 horas y posteriormente, Arroyo se desplazará al Palacio de la Moncloa para una reunión bilateral con Zapatero.

En el Pabellón de Estado del aeropuerto de Barajas, la presidenta filipina fue recibida por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Soledad Mestre.

Macapagal Arroyo, que llegó el pasado día 26 al País Vasco en visita privada, viaja acompañada de su marido, Miguel Arroyo, y de los ministros Alberto Romulo (Exteriores), Peter Favila (Comercio), Joseph Durano (Turismo) y Avelino Cruz (Defensa), quien firmará un acuerdo de cooperación con su homólogo español, José Antonio Alonso, según informaron fuentes del Ejecutivo.
Según las previsiones, el programa de la presidenta de Filipinas incluye un homenaje ante el monumento de José Rizal, el héroe nacional filipino fusilado en 1896, y una entrevista con el ex jefe del Ejecutivo español José María Aznar.
También se reunirá en Madrid con los máximos representantes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). En encuentro, que se celebrará en la sede de la CEOE, es considerado por la organización patronal de especial importancia para una nueva fase de presencia española en el mercado filipino.

El séquito de Macapagal

La presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, ha elegido el País Vasco como puerta de entrada para su visita oficial a España.
Recorrió el Museo Guggenheim Bilbao junto a Juan Ignacio Vidarte, su director, y un indiscreto séquito de medio centenar de personas en el que se posaron todas las miradas.Era difícil no fijarse en la comitiva de la cuarta mujer más poderosa del mundo, según la revista 'Forbes', que avanzaba como una gran melé por las salas de la exposición 'Rusia!'. Una docena de miembros de su guardia personal (uniformados como en las películas: traje negro, camisa blanca, corbata oscura y pinganillo) rodeaba al numeroso grupo, en el que había también algunos miembros de las fuerzas de seguridad españolas (de paisano, que no de incógnito). En media hora de visita guiada, Macapagal, que habla un perfecto castellano, se mostró de lo más reservada. Se limitó a asentir con la cabeza ante las indicaciones, en inglés como cortesía al resto del grupo, del director del museo. Un detalle que agradecieron numerosos turistas, que apagaban sus audioguías y seguían las palabras de Vidarte cuando coincidían frente a un cuadro.
Los que más gustaron a la segunda mujer que alcanza la presidencia de Filipinas fueron la 'Novena Ola', del pintor ruso IK Aivazovsky, y un pequeño lienzo de Kandinski.
Macapagal es el primer jefe de Estado extranjero en activo que aterriza en el aeropuerto de Loiu. Llegó el lunes procedente de Roma, donde celebró una audiencia con el Papa Benedicto XVI. Un récord menor para la persona que ostenta el honor de haber sido el político más votado en la historia de su país: en 1995 resultó reelegida senadora con 16 millones de sufragios. Parca en palabras, la presidenta ha aprovechado esta escala de carácter privado para visitar San Sebastián; Getaria, donde comió chipirones en el restaurante Kaia; la basílica de San Ignacio de Loiola, y la catedral de Santiago de Compostela, a donde voló ayer.
Fuente: El Correo Digital

COMUNICACIÓN: Cómo hacer presentaciones con powerpoint

La generalización de presentaciones informáticas como el programa Powerpoint no sólo ha supuesto innegables ventajas de transmisión de la información, sino que ha sido un salvavidas para el orador inexperto o inseguro en cuanto a habilidades comunicativas.

Entre las virtudes de este soporte visual, cabe destacar la rentabilidad de las diapositivas, que pueden ser utilizadas en varias exposiciones y sonmodificables según convenga; la posibilidad de reproducir gráficos y estructuras complicadas que requieren precisión; la proyección de imágenes de cualquier tipo; la conexión instantánea a un sitio web, previa preparación del link en la diapositiva; los enlaces entre diferentes diapositivas de la misma presentación u otras presentaciones; la cómoda impresión de las diapositivas, que se pueden dar como apuntes para el auditorio, etc.

A parte de todas estas ventajas, el Powerpoint tiene una virtud inconfesable: desvía la atención del público, que se fijará en la pantalla, mientras deja al orador en la penumbra, protegido de las miradas que tanto teme.

Pero cuidado: si utilizamos el Powerpoint únicamente como escudo, la presentación resultante puede ser una dura prueba para la capacidad de atención de los oyentes. Hay oradores que se limitan a hacer una lectura de la diapositiva al pie de la letra: una falta de consideración para la inteligencia del público, que perderá todo el interés en una explicación que ya puede leer en la pantalla o sin la ayuda del orador. Otros más hábiles, juegan con el factor sorpresa, marean a los asistentes con molestos desplazamientos hacia el ordenador para que aparezcan progresivamente los puntos, y adornan la entrada con infantiles efectos sonoros, de frenada o tecleado. Por otro lado, la penumbra en las que es necesario proyectar las diapositivas provocará inevitablemente la somnolencia de los asistentes, especialmente a ciertas horas del día, si el orador no domina el arte de la elocuencia y no pone un poco de su poder de convicción.

En el ámbito profesional hay numerosas y muy variables ocasiones para dirigirse a un auditorio. En muchos casos el uso de una presentación informática es necesario, y en otros, se puede llegar a volver en contra de los objetivos de la exposición. Por esto, es necesario valorar muy cuidadosamente si con las diapositivas reforzaremos o, al contrario, anularemos nuestro mensaje y nuestra personalidad. En el caso de que decidamos recurrir a este soporte, debemos tener en cuenta las recomendaciones siguientes:

1.- Empezar y acabar la exposición con la luz encendida, es decir, hacer una introducción y una conclusión fuera del Powerpoint, que enmarque la presentación: la introducción nos permitirá un contacto directo con el público y atraer la atención; la conclusión ha de abarcar todo lo que hemos dicho en la exposición

2.- La presentación ha de tener una diapositiva de inicio y otra de final, igual que cualquier libro o dossier tienen una portada y una contraportada

3.- Las diapositivas tienen que ser atractivas y con un diseño básico común

4.- Cuando no haya más remedio que hacer diapositivas con texto, es necesario que el orador tenga suficiente habilidad para mantener el interés del auditorio y ampliar de una manera interesante la información que ya aparece proyectada

5.- Las ideas han de estar expuestas de manera esquemática, basándonos en los conceptos clave y haciendo énfasis en su relación

6.- Evitaremos los efectos sonoros innecesarios, ya que distraemos la atención

El Powerpoint, bine utilizado, es muy eficaz para ilustrar y completar el contenido de la exposición, pero no nos puede sustituir delante de compañeros, equipos directivos, clientes o trabajadores. Sabemos que, si queremos convencer, tenemos que dar la cara y la voz, y todo el cuerpo, porque nada más eficaz que una voz segura, una mirada directa al público y la emoción que podemos transmitir con la palabras.

No olvidemos que el factor más importante de una conferencia es el orador.


Artículo enviado por Teresa Baró, Socia-Directora de Icómpani, consultora de comunicación personal y de empresa. Docente de los cursos de comunicación de Escuela de Protocolo.com

Normas de etiqueta de la bandera americana

La ley federal estipula muchos aspectos de etiqueta de la bandera americana.

Directrices generales del Código de Bandera:

  • La bandera debería ser alumbrada en cualquier momento, por la luz del sol o por una fuente de iluminación apropiada.
  • La bandera debería ser izada con buena climatología, a no ser que la bandera sea diseñada para ser volada bajo inclemencias meteorológicas.
  • La bandera no debería ser usada para ninguna decoración en general. El empavesado de rayas azules, blancas y rojas está disponible para estos objetivos. La raya azul del empavesado deberá estar en la parte superior.
  • La bandera nunca debería ser usada para ningún objetivo publicitario. No debe ser bordado o impreso sobre artículos como cojines, pañuelos, servilletas, cajas. Los signos de publicidad no deben ser atados al asta.
  • La bandera no debería ser usada como la parte de un traje o el uniforme atlético, pero un pedazo de bandera puede ser usado sobre el uniforme de personal militar, el bombero, el policía y los miembros de organizaciones patrióticas.
  • La bandera nunca deber tener ninguna señal, insignias, palabras, letras,números, o dibujos de ninguna clase colocados sobre ella, o atada a ella.
  • Cuando se baja la bandera, ninguna parte de ella debe de tocar el suelo o cualquier otro objeto.Para guardar la bandera debe ser doblada ceremoniosamente.
  • La bandera debería ser limpiada y reparada cuando necesario.
  • Cuando una bandera está demasiado estropeada debe ser destruida quemándose de una manera solemne.